Vivienda en Benimaclet

Este ático se diseñó para una pareja joven con dos niños pequeños. Una de las premisas a la hora de enfocar el trabajo fue un presupuesto cerrado con el que teníamos que agudizar nuestra creatividad intentando intervenir en el máximo de espacios posibles.
Se reformaron los dos baños dejándolos en el sitio de origen pero cambiando su imagen, trasladamos la cocina del fondo de la vivienda a compartir espacio con el salón y los conectamos directamente con la terraza que tiene unas vistas preciosas a la huerta.
Separamos la cocina del salón mediante una vidriera de pino que contiene un pasa platos que nos sirve también de mesa de desayuno y de apoyo para la zona de trabajo de la cocina. La vidriera separa sutilmente el espacio compartido con el salón, consiguiendo de este modo agrandar el espacio de día y cumplir todas las funciones necesarias para que la familia viva esta estancia con toda comodidad.
El reto: con un presupuesto acotado hemos conseguido todos nuestros objetivos.