Vivienda en Mas del Rosari

Este proyecto se pensó y diseñó para el disfrute de un chico solo, que quería una casa donde poder estar cómodo y conseguir un estilo propio a su modo de entender la vida.

La vivienda se abrió totalmente al exterior, dotándola de luz  natural y buenas vistas de un extremo a otro de la casa. Los espacios se comunicaron unos con otros, dejando el baño como la zona más privada y compartiendo como espacio público el resto de la casa.

Las carpinterías se diseñaron a medida en madera de pino con una pátina blanca y cristales transparentes dejando ver la profundidad de todas las estancias.

Fue en el baño donde sustituimos el cristal por un material translúcido que deja pasar la luz pero respeta la intimidad.

La reforma de esta vivienda se realizó con mucha ilusión y una dosis muy alta de confianza por parte del cliente. Nos dejó claro desde el principio que no quería participar del proceso de obra, sólo del resultado final una vez terminada la obra, incluyendo la iluminación, cortinas y algunos detalles de decoración.

Así que la primera vez que vio su casa fue un momento muy emocionante que nos encantó compartir con él.